Hay muchas teorías en cuanto al mundo de la moda que cada vez que se mencionan o se combinan con algún movimiento tienden a terminar en polémicas y problemas con ciertas personas. En algunas ocasiones si los grandes diseñadores de moda toman inspiración en símbolos religiosos, historias, épocas, movimientos, o vestimentas tradicionales tendrán una respuesta inesperada a la que se planeaba. Otras empresas como Alba Tous i Oriol y demás cadenas de joyas toman inspiración religiosa pero la introducen de una forma más orgánica a sus colecciones, por lo que pueden ser mejor recibidas por los consumidores.

Desde hace mucho tiempo diferentes piezas en el mundo de la moda se han visto influenciadas por las corrientes de la religión católica, las que han servido como un puente entre el arte sacro y la moda como tal. Y recientemente se ha visto en el centro de todas las actividades de moda con la última edición del MET Gala. Este es un evento que se realiza el primer lunes de mayo desde 1946, siendo una fecha importante para los diseñadores y los artistas más importantes.

Aquí se puede observar un vínculo entre las prácticas de devoción y la moda, así como las diferentes tradiciones del catolicismo. Se muestran muchas piezas únicas, entre las cuales podemos ver túnicas papales y otros accesorios eclesiásticos que no se ven en otro sitio aparte del Vaticano. Andrew Bolton, curador a cargo del The Costume Institute del MET junto a historiadores de arte y autoridades del mundo religioso han estudiado el rol de la espiritualidad, junto a su impacto en la cultura contemporánea donde podemos tener una perspectiva de cómo es la vestimenta, como se manifiesta y trastorna los valores católicos y la ideología, dando rienda suelta a la imaginación de los diseñadores que participan en la gala.

Para esta edición, los diseñadores toman elementos del arte sacro religioso y los trasladan a creaciones increíbles y hasta controversiales. Por ejemplo, algunos diseñadores e iconos de la moda que han tenido una relación con el arte religioso que muchos no conocemos como Coco Chanel estuvo cerca con la religión católica luego de la muerte prematura de su madre, donde su padre la dejó en el monasterio Aubazine de la Congregación del Santo Corazón de María, siendo educada bajo las estrictas normas de las monjas, quienes le enseñaron a bordar a mano, a planchar y a coser, lo que la benefició en su carrera posteriormente.

Domenico Dolce y Stefano Gabbana, han tomado toda la religión católica como motivo recurrente en su estilo, enfocándose en la cultura tradicional italiana. Muchas veces vemos como la iconografía religiosa de la Virgen María está presente en múltiples colecciones. Gianni Versace era fanático del arte sacro, y un año antes de su muerte junto a su hermana visitaron algunas iglesias Bizantinas en búsqueda de inspiración para próximas presentaciones, mostrando la tensión entre sacrosanto y sensualidad. Está presentación estuvo llena de cruces bizantinas, estampadas en vestidos junto a modelos con la cabeza cubierta.

Deja un comentario