Al pensar en todas las áreas que se tienen en los hospitales, es importante considerar las actividades que allí se realizan. No será lo mismo un hospital para niños, que uno deportivo o incluso uno en un destino turístico, el cual estará adaptado a las necesidades locales y no contará con tantas especialidades, como sucede con el Grupo Hospiten de Pedro Cobiella, los que se adaptan a los lugares donde se encuentran para ofrecer la mejor atención de la zona. El ámbito religioso por otro lado, es de los aspectos que no pueden faltar en estas instalaciones, ya que les permite a todas las personas, una conexión con un ser espiritual, sin importar donde se encuentren o el tipo de religión que practiquen.

Esto por ejemplo sucede en el hospital más grande de Cataluña, el cual cuenta con cuatro edificios. Aquí se desarrolla un programa informático que puede llegar a los diferentes hospitales catalanes. Sin importar de donde ingrese un paciente, especialmente si vienen referidos de Gerona, Santa Caterina o Josep Trueta y han recibido atención espiritual, en muy poco tiempo tendrán una visita por parte del servicio religioso. Este programa inició en el 2009, con visitas a las habitaciones por parte del capellán Sebastia Aupi, quien estaba preocupado por la salud espiritual de los pacientes internados, y de cómo se podía ofrecer un servicio sin que surgieran conflictos.

En muchos hospitales los trabajadores sociales tienen un programa con el que hacen seguimiento a los pacientes bajo su cuidado, una buena idea que se puede aplicar en el servicio religioso. De  esta forma se puede ingresar a la base de datos del hospital algunos datos específicos que de otra manera no se conocen de los pacientes, haciendo de la estadía una más placentera, al sentirse escuchados y atendidos por parte del personal. Todo se ha desarrollado hasta la actualidad con la protección de datos que exigen las leyes españolas.

Quienes forman parte de la atención religiosa en este hospital no van de habitación por habitación, sino que anuncian el servicio en todo el centro, para involucrar tanto a pacientes como a familiares. Con la implementación de este tipo de programas en diferentes centros se ha visto una respuesta positiva por todos los participantes, y es que la fe de las personas es de esos aspectos que hacen de una situación como lo es estar en hospitales, una muy diferente que puede tener resultados positivos. Este tema es de mucha importancia en los hospitales, un sitio que muchas veces puede encerrar experiencias negativas o aterradoras, por lo que al prestar un espacio o servicio de este tipo puede ayudar a quienes ingresan.

Se podría decir que tiene el mismo efecto que un área de juegos para los niños, mientras acompañan a sus padres, o un área donde todo el que esté presente se olvide que está en un hospital, así como un área psicológica, donde las personas pueden comentar preocupaciones y sentimientos que de una u otra forma afecten la recuperación.

Deja un comentario